viernes, 17 de mayo de 2013

"Blanco nocturno" y una etnografía de la decadencia

Parece una novela negra sin más, pero como a las mejores novelas negras, la sostienen los personajes. El misterio bien contado, pero sobre todo los personajes.

Últimamente me he encontrado con un par de textos académicos sobre la decadencia de los poderosos y, particularmente, sobre la decadencia de los terratenientes que ven en el progreso una cachetada a todo el mundo en el que sabían vivir. Uno de esos textos es Intimate enemies de Aaron Bobrow-Strain. Allí Bobrow, profesor de la Whitman College, se acerca a la melancolía de los terratenientes en Chiapas tras la distribución de tierras gracias a la presión, entre otros, del EZLN. "This is a Ethnography of decline. This is a story of village tyrants come to grief; of men and women whose carefully defended world of racial privilege, political power, and landed monopoly has come unglued. It examines the experiences of relatively powerful londowners confronted with dramatic reordering of space and social relations in nort-central Chiapas, Mexico".

Una etnografía de la decadencia. Todavía nos genera piquiña pensar en rastrear a los poderosos, levanta ampollas. "Ay, pobrecitos los desgraciados", me dijo una profesora hace poco cuando le conté del libro.

La novela de Piglia (2010) tiene como uno de los personajes fundamentales a un viejo poderoso de la llanura argentina, Cayetano Belladona. Cansado y lúcido (¡suelen parecerse tanto los dos estados!), el viejo  aparece solo una vez para explicar algo que se parece mucho a esa decadencia de los poderosos. Levanta ampolla sin duda, sobre todo porque creo inevitable, así no se tenga pensado previamente, leerlo en clave colombiana:
Pato-conejo ("Blanco Nocturno")

"Los comerciantes están detrás de eso, quieren hacer ahí un centro comercial. Odio el progreso, odio ese tipo de progreso. Hay que dejar el campo en paz, ¡un lugar bajo techo!, como si estuviéramos en Siberia. -De pronto el viejo se quedó callado, se puso la palma de la mano en la cara, y luego retomó el monólogo-. Ya no hay valores, solo hay precios. El estado es un predador insaciable, nos persigue con sus impuestos confiscatorios. A quienes como nosotros, como yo, para no hablar en plural, vivimos en el campo, retirado de los tumultos, la vida se nos hace cada vez más difícil, estamos cercados por las grandes inundaciones, por los grandes impuestos, por las nuevas rutas comerciales. Como antes mis antepasados estaban cercados por los malones, por la indiada, ahora tenemos a la indiada estatal. En esta zona cada tanto llega la sequía o viene el granizo o la langosta y nadie cuida los intereses del campo. Entonces, para que el Estado no se lleve todo hay que confiar en la palabra dada, a la vieja usanza, nada de cheques, nada de recibos, todo de palabra, el honor antes que nada."

Como me habría gustado hablar con Carranza en sus últimos días.

martes, 7 de mayo de 2013

"Test". Nicanor Parra




Qué es un antipoeta:
Un comerciante en urnas y ataúdes?
Un sacerdote que no cree en nada?
Un general que duda de sí mismo?
Un vagabundo que se ríe de todo
Hasta de la vejez y de la muerte?
Un interlocutor de mal carácter?
Un bailarín al borde del abismo?
Un narciso que ama a todo el mundo?
Un bromista sangriento
Deliberadamente miserable?
Un poeta que duerme en una silla?
Un alquimista de los tiempos modernos?
Un revolucionario de bolsillo?
Un pequeño burgués?
Un charlatán?
                Un dios?
                               Un inocente?
Un aldeano de Santiago de Chile?
Subraye la frase que considere correcta.

Qué es la antipoesía:
Un temporal en una taza de té?
Una mancha de nieve en una roca?
Un azafate lleno de excrementos humanos
Como lo cree el padre Salvatierra?
Un espejo que dice la verdad?
Un bofetón al rostro
Del Presidente de la Sociedad de Escritores?
(Dios lo tenga en su santo reino)
Una advertencia a los poetas jóvenes?
Aun ataúd a chorro?
Un ataúd a fuerza centrífuga?
Un ataúd a gas parafina?
Una capilla ardiente sin difunto?

Marque con una cruz
La definición que considere correcta.